sábado, 3 de diciembre de 2011

SLEEPING BEAUTY


Lucy es una estudiante universitaria, pero también trabaja de camarera en un pub, y hace fotocopias en una enorme oficina, además de acudir a bares a prostituirse. También visita con asiduidad a su amigo enfermo Birdmann, a la vez que se ofrece como conejillo de indias en pruebas médicas remuneradas.
Esta extraña existencia se alterará aún más desde el momento que la chica conteste a un anuncio por palabras. Comienza a trabajar en un selecto, secreto y bizarro ambiente. Al principio sólo tendrá que servir el vino, vestida sólo con ropa interior, en cenas. En ellas, un grupo de ancianos bastante curioso, disfrutan de la comida y dejan para el final el postre, o sea, el sexo, con las compañeras de Lucy.
Clara, la seria y disciplinada madam, el dice que algún día podrá ascender en el escalafón, ganando mucho más dinero.
Mientras la vida de Lucy continúa, su madre alcohólica la llama pidiéndole dinero, Birdmann está llegando a una situación terminal y el dueño del pub no para de hacerle insinuaciones.
Entonces llega la llamada: Lucy acudirá a una suntuosa mansión, un chófer se encarga del traslado y una vez allí, tras darse una ducha, deberá beber un té que la sumirá en el más placentero y profundo de los sueños. No oirá, no sentirá, no verá y sobre todo, no sabrá nunca lo que ocurre en ese dormitorio. Sólo nosotros, los espectadores, seremos testigos de las diferentes "visitas" que tiene la chica...
Película de silencios, donde con pocos datos tendremos que hacernos una idea de lo que es la vida de la joven interpretada por Emily Browing (Sucker Punch) que realiza un auténtico tour de force físico con un papel muy arriesgado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada