lunes, 26 de diciembre de 2011

RESUMEN SERIES 2011 (Y 3)


LO NO TAN BUENO, CHUNGO O MALO, MALO...
HOUSE. Exceptuando el primer episodio de la temporada, que se desarrolla en la cárcel, el resto de entregas se han caracterizado por dos elementos: La despedida, fría, gélida de personajes como Cuddy, a la que ya no volvemos a ver después del traumático final de la anterior temporada y el adiós a 13, un personaje que parecía que iba a dar mucho juego, dramáticamente hablando, y que al final abandona la serie por la puerta de atrás.
El otro elemento ha sido la inclusión de dos personajes para rellenar hueco y aunque la japonesita doctora Park no deja de ser simpática y es una diana fácil para las puyas de House, no deja de ser un comparsa más junto a la joven doctora Adams, que proviene del episodio de la prisión.
Todo parece haber cambiado en el hospital, pero para seguir igual. En fin, aún quedan muchos episodios para terminar esta octava temporada y espero que se pongan las pilas y nos ofrezcan un final a la altura. El carisma de House no es suficiente para mantener el nivel de la serie.

DOCTOR WHO. Aunque ha tenido pequeñas joyitas como The girl who waited, esta temporada nos ha dejado un extraño regusto, como si nos hubieran timado o tal vez es que esperábamos demasiado de esa trama principal en la que conocíamos la hora y el lugar de la muerte del Doctor. Ahora todo se ha aclarado, no de la manera que quizá nos hubiera gustado a todos: Ya sabemos quién es River Song y El Doctor se salva, claro. Esperamos que en la próxima temporada, que aún tardará en llegar, se solucionen algunos flecos con los que se supone, podremos ver la gran historia que hay detrás del misterio.

THE KILLING. Está bien hecha, los actores bordan sus papeles, la atmósfera totalmente conseguida... Pero algo falla, y es que el misterio del asesinato de Rosie Larsen da más vueltas que una peonza y me da la impresión de que los guionistas juegan con los espectadores. Primero señalaron a un compañero de instituto, luego al profesor, para terminar con Darren Richmon, el candidato a alcalde. Una pirueta final hará que él tampoco sea el asesino y no sólo eso, sino que el compañero de la inspectora Linden, Holder, está jugando sucio... Renovada por una segunda temporada, a ver cuánto pueden estirar el chicle de la credibilidad.

FALLING SKIES/ TERRA NOVA. Las incluyo a las dos en el mismo paquete porque la estructura es similar, sólo que en una los protagonistas se enfrentan a una invasión extraterrestre y en la otra a dinosaurios. Los responsables de estas series parecen no darse cuenta de que este tipo de historias de familias enfrentadas a la adversidad ya huelen mal. La cabecera de Terra Nova es para dar arcadas y Falling Skies parece una versión renovada de Autopista hacia el Cielo, con efectos bastante chungos.
En fin, dos decepciones al precio de una. Y lo peor es que el señor Spielberg las produce...

DEXTER. La he dejado para el final porque soy un fan irredento de esta serie, me gusta el personaje protagonistas, los secundarios, las tramas, admiro la valentía de sus guionistas (recordemos la muerte de Rita, la mujer del prota...), pero hay cosas por la que no puedo pasar. Esta temporada apesta: Se nos plantéa una historia en la que la religión tiene mucho peso, con unos nuevos psicópatas que al principio parecen interesantes. Pero todo es una columna de humo. Dexter ya no es Dexter: Despistado, teatral en exceso con sus asesinatos, haciendo cosas que el personaje nunca haría. Los guionistas le hacen la cama y con varias elipsis de poca verguenza lo libran de más de una muerte segura (p.e. el momento en la barca, rodeado por las llamas; en el episodio final, cuando se inyecta él mismo agua...).
La falta de ideas llega a tal extremo que se marcan un "antológico" episodio titulado Nebraska en el que recuperan al hermano muerto de Dexter y al hijo de asesino Trinity, sacando a Dexter de su entorno natural en un viaje lleno de incongruencias y momentos surrealistas (Dexter disparando a los carteles de la carretera) para luego regresar a Miami como si nada hubiera ocurrido.
Aunque el pecado más grande cometido por los guionistas ha sido que Debra, la hermana de nuestro protagonista, se enamore de él. ¿Pero esto qué es? Y la llegada final de ella a la iglesia, descubriendo "porque sí" la verdadera naturaleza de su hermano es de juzgado de guardia. Vaya cliffhanger...,
Momentos ridículos hay varios: Dexter encerrado en una mazmorra bajo a iglesia y, qué casualidad, escuchando el monólogo a lo Gollum del psicópata (Colin Hanks) para más tarde salir con toda la facilidad del mundo por otra puerta...
¿Y las tramas secundarias?: ¿Qué pasa con Quinn? ¿Y el ayudante de Masuka, que envía la mano del Ice Truck Killer a Dexter? ¿Cómo sabe que era su hermano?
En fin, podría seguir hasta el infinito, pero prefiero pensar que lo van a solucionar en la siguiente temporada, porque de lo contrario... Se intuye con claridad un cansancio crónico en los guionistas, como denota que la mayoría de los episodios estén escritos por dos o más de ellos. Mala señal.

En fin, para terminar sólo decir que este ha sido un muy buen año para las series y no quisiera terminar sin nombrar a la magistral producción española Crematorio. Ya era hora de que en nuestro país se hiciera algo en condiciones. Un aplauso a Canal + por ser los únicos con el valor suficiente para producir un producto de tal calidad, como ya hizo en el 2010 con ¿Qué fue de Jorge Sanz?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada