martes, 12 de julio de 2011

TORCHWOOD: MIRACLE DAY


Los Estados Unidos. Ejecución de un peligroso pedófilo y asesino, Oswald Danes. Es la primera persona del mundo que no puede morir. A partir de ahí el número se incrementa, cientos, miles de personas que iban a fallecer por enfermedad o accidente siguen con vida...
Gwen Cooper, la única superviviente junto al Capitán Jack Harkness de la División Torchwood vive oculta en Gales con su marido y su hija pequeña. Está ajena a todo lo que sucede en el planeta.
Una agente norteamericana de la CIA, Jilly Kitzinger, recibe un mail anónimo en el que se cita a Torchwood y a partir de ahí toda la información sobre el grupo es borrada o retirada de los archivos.
Mientras habla con su compañero,Rex Matheson, éste sufre un aparatoso accidente del que, claro está, sobrevive.
Si la cuenta de no fallecidos sigue a ese ritmo, el planeta se colapsará en cuatro meses.
Así comienza esta nueva entrega, esta vez coproducida por la cadena americana Starz y que sigue en manos de su creador Russel T. Davies.
Este primer episodio, como ya nos tienen acostumbrados, tiene un ritmo imparable y la situación que se plantea es lo suficientemente interesante como para que deseemos ver más. Exceptuando a Bill Pullman, que interpreta al pedófilo, el resto de las incorporaciones, como los agentes de la CIA, no son caras conocidas. Menos mal que tanto la presencia de John Barrowman como de Eve Myles, tan carismáticos como siempre, únicos supervivientes del casting original (imagino que llegados a este punto sabréis qué paso con el resto de los agentes de Torchwood...) y que se ponen en acción en cuanto las cosas se ponen feas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada