lunes, 11 de julio de 2011

STAKE LAND


Después de haber realizado en el 2007 su particular visión del fenómeno zombie con la delirante por momentos Mulberry Street, el tandem formado por Jim Mickle y Nick Damici (director, guionistá-protagonista)regresan a la pantalla con esta visión apocalíptica de unos USA arrasados por una infección vampírica, peligrosos cultos religiosos y caníbales.
El joven Martin es rescatado in extremis cuando su familia es masacrada por un chupasangre. Su salvador es El Sr., un tipo sin nombre que, con métodos expeditivos va borrando de la faz de la tierra a cualquier vampiro con le que se cruza. A partir de ahí comienza una relación en la que el joven deberá aprender, a la malas, cómo sobrevivir en el infierno.
En su camino hacia Canadá se encontrarán con varios personajes que se sumarán al grupo, formando una pequeña familia: Una monja (Kelly Mcgillis); Belle, una jovencita embarazada y Willie, un ex marine.
Además de tener que lidiar con vampiros de todos los pelajes, en especial los letales bersekers; se las verán con el demente líder, Jebedia Loven, de La Hermandad, un grupo religioso que utiliza la violencia contra toda persona que se encuentra.
Si pensábamos que ya no quedaba nada que contar en el género vampírico, esta película viene a confirmarnos lo contrario. Road movie apocalíptica en la que pese a presenciar el horror, siempre quedará una pequeña esperanza y que sigue confirmando que no hay peor monstruo que el hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada