lunes, 18 de julio de 2011

IRONCLAD


Se ha titulado aquí Templario y la trama es bien sencilla, dentro del entorno histórico: El Rey Juan (Paul Giamatti) es obligado a firmar la Carta Magna después de muchos abusos y un reinado sangriento. Pero se niega a aceptar y contrata a unos bárbaros guerreros venidos del norte y pretende borrar del mapa a todos sus opositores.
Después de que sus compañeros sean asesinados, un templario (James Purefoy) se une al grupo de rebeldes formado por el barón Albany (Brian Cox) y varios guerreros (formando una especie de Siete Magníficos del Medievo). El plan de éste es ocupar el Castillo de Rochester, énclave perfecto para cortar los suministros del rey.
Una vez allí, los acontecimientos se acelerarán con la llegada del rey y sus huestes. Increiblemente, el puñado de hombres del castillo logra repeler los diversos y violentos ataques de los bárbaros. Mientras los diferentes personajes establecen vínculos y relaciones entre ellos, como el templario y la bella Lady Isabel (sosita Kate Mara), que logra que el religioso caballero rompa sus votos...
Película muy distraída, con unos niveles de violencia bastante altos y momentos que rozan el gore. Los actores están bien en sus papeles y resulta curioso ver a Giamatti interpretar al sanguinario rey Juan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada