martes, 23 de noviembre de 2010


El mundo se ha sumido en la más completa oscuridad, muggles y magos lo sufren, cada uno a su manera, y en el centro de todo el meollo éste "héroe". Siempre en medio de los problemas, ignorante de como solucionarlos y rodeado, eso sí, de sus grandes amigos Ron y Hermione. Pero ya no son niños, la edad adulta les ha traído sentimientos que hasta entonces no habían experimentado. Soledad, desesperación, dolor, terror... Lord Voldemort y su ejército de mortífagos han dado un perfecto golpe de estado y se han hecho con el Ministerio de la Magia (cojonuda la iconografía pseudonazi, uniformes y panfletos). En una escena que recuerda a Los Intocables de Elliot Ness, Voldemort busca la forma de matar al "niño" mago, y finalmente encontrará un medio, un objeto que aparecerá del pasado, de una leyenda...
Esta primera parte del final de la saga deja clara una cosa y es que el pasteleo, el romance entre los pasillos de Hogwarts y los niñerios eran el principal lastre de las anteriores entregas. En esta ocasión nos encontramos con una trama que avanza a la perfección, con momentos de acción algo difíciles de ver (el director, David Yates, no se luce precisamente con ellos) y sobre todo con una atmósfera apocaliptica totalmente creible, en un mundo sin esperanza, muerto de miedo.
Nuestros chavales se han hecho mayores: Harry ya tiene barba, Ron está hecho un toro y Hermione es un encanto. El resto del elenco tienen momentos episódicos, como el pobre Hagrid, que casi no sale; los desesperados Malfoy, con un alcoholizado padre a la cabeza (genial Jason Isaacs). Todo el elenco, compuesto por lo mejor de la interpretación anglosajona, como ha sido tradición desde la primera parte, y en último lugar un Ralph Fiennes que interpreta con convencimiento a Voldemort, el señor oscuro al que todos temen. Aunque, la verdad, no lo veo como esa gran villano que se supone que es...
Tendremos que esperar hasta el verano para el final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada