martes, 29 de enero de 2013

SILVER LININGS PLAYBOOK

Pat (Bradley Cooper) acaba de salir de un psiquiátrico, tuvo un "problemilla" de control de furia con su esposa y el amante de ésta... El regreso a casa de sus padres es un auténtico shock: Su padre (Robert de Niro) es un tipo obsesionado por las apuestas, supersticioso y con un pasado de violencia a sus espaldas; su hermano Jake siempre ha sido el niño bonito de la familia y su pobre madre es una sufridora que intenta defenderlo y sobre todo, hacer que mantenga la calma.
Pero Pat vive con un sòlo pensamiento en la cabeza, recuperar a su mujer y para ello se entrena diariamente, pero ésta tiene una orden de alejamiento, por lo que resulta imposible el deseado encuentro. la casualidad hará que conozca a Tiffany( Jennifer Lawrence), la cuñada de Ronnie, su mejor amigo, una joven e impulsiva viuda que también ha tenido problemas psicológicos a raiz del fallecimiento de su esposo.
Surge una curiosa atracción entre ambos, pero Pat la ignora, por lo que la chica le promete que si la ayuda en un número de baile le entregará una carta de Pat a su ex. Obviamente, éste accede y es a partir de ese momento cuando lo que comienza siendo una amistad por conveniencia se va transformando, por ambas partes, en otra cosa...
Es increible que unos temas tan delicados y trágicos como los que se tratan en esta película sean colados a través del filtro de la comedia y surja un producto perfecto, que combina momentos duros, violentos (el ataque de Pat a su padre) con situaciones hilarantes (las interumpidas sesiones de footing de Pat...) y sobre todo con un final creible, positivo.
El director David O. Rusell vuelve a retratar a personajes de  la calle, reales, como ya hizo en su anterior cinta, The fighter. Pero tenemos que agradecerle una cosa, el regreso de Robert De Niro (y no es que se hubiera ido, pero su carrera hace años que no nos depara un buen papel) a la interpretación de calidad: Su Pat Sr. es impresionante, duro, desquiciado, con momentos de ternura, pero sin los histrionismos a los que, por desgracia, nos tiene acostumbrados el actor ultimamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada