sábado, 22 de diciembre de 2012

REPASO SERIES 2012

En este año que está a punto de abandonarnos ha habido de todo un poco: Decepciones, genialidad, pero creo que hay un síntoma preocupante en la parrilla norteamericana. La sequía de ideas que ya lleva tiempo afectando al cine, comienza a caer sobre el medio televisivo... LO SUBLIME
Homeland. Sin duda, la serie del momento. Te vapulea, y cuendo crees tener claro algo, plas, te da una torta. Apredemos a comprender al pobre Brody, cabeza de turco para las malignas maquinaciones del oscuro Abu Nazir. Por otra parte, Carrie (¿hay de verdad una interpretación o es que Claire Daines es así de verdad?) se balancea entre el amor que siente por el exmarine y su trabajo. En fin, el mejor thriller de política ficción del momento. El final de la segunda temporada no puede dejar indiferente a nadie. Lo malo de ser tan buena es que hay que mantener el nivel, y elevarlo si es posible, en la siguiente temporada.
Breaking Bad. Bueno, qué voy a contar de las desventuras de Walter White y cía. En esta media entrega somos testigos del paso del protagonista al "lado oscuro". Walter no se lo piensa dos veces ante borrar del mapa a cualquier persona que suponga para él, y su plan, un peligro. ¿Qué conlleva este comportamiento? Jesse, su eterno sidekick, se aparta de él, ya no se fía. Es más, le tiene miedo. Me quedo con la imagen de un Walt armado hasta los dientes, huyendo de no se sabe qué (tal vez ¿su cuñado?)
Boardwalk Empire. Pese a los que la tachaban de fría, a mi esta serie me ha gustado desde el primer momento, hecho que se confirmó con la importantísima desaparición de un personaje al final de la segunda temporada y que en la tercera se ha ratificado: Terence Winter y su grupo de guionistas y directores saben lo que hacen, y cada vez se sueltan más, alejándose del simple retrato de una época. Como ejemplo, el sublime episodio en el que se narra un día festivo, con algunos personajes yendo de picnic, sin más complicaciones. Nucky Thompson las pasa canutas al surgirle un enemigo impredecible, el terrorífico Gyp Rosetti (Bobby Cannavale) que le arrebata el poder en su ciudad, dejándolo solo, desamparado. Serie coral en la que destacan y brillan todos los intérpretes, del primero al último.
Boss. El alcalde Thomas Kane regresa para seguir dejando claro que es el cabrón más corrompido de la pantalla. En esta segunda (y última... Ahora os lo explico) entrega tendrá que volver a enfrentarse a la traición de los que lo rodean, el rechazo que provoca ante su hija Emma (que también es un elemento), un atentado, nuevos aliados y un plan que conlleva la destrucción de un barrio pobre y que generará una reacción violenta por parte de los vecinos del lugar. Si a todo esto le sumamos una enfermedad neurológica que lo acerca cada vez más a la locura absoluta, obtenemos un retrato ¿fiel? del mundo dela política. Incomprensiblemente, la serie ha sido cancelada por su canal, Starz. Aunque está prácticamente confirmado que se terminará con un telefilme.
Juego de Tronos. Partiendo de un material de alta calidad, la adaptación de esta novela río añade momentos que la hacen más adulta (la fuerte carga sexual) y violencia bastante explícita. Oscura, cínica, impredecible. Nos encontramos ante un producto, que si no se tuerce, en un futuro recordaremos como un clásico de la pantalla. Eso sí, recemos todos porque su creador, George R.R. Martin, pueda terminar los dos volúmenes que restan...
Mad Men.Cuando algo es bueno, muy bueno, pocas cosas se pueden decir de él. Don Draper y Compañía continúen viviendo esas existencias llenas de decepciones, secretos, sucesos inesperados, dolor, incomprensión. Es una época diferente, perfectamente retratada por Mathew Weiner, el creador de la serie. En esta temporada ha habido una falsa sensación de tranquilidad, una estabilidad que en cualquier momento puede quebrarse. Y es que el éxito, los premios, una vida familiar casi perfecta, no lo son todo para Don Draper.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada