lunes, 8 de agosto de 2011

CAPITÁN AMERICA: EL PRIMER VENGADOR


Había miedo, he de reconocerlo. Con cada aproximación que el cine hace a los mitos del comic, tememos que no se les haga justicia. En este caso particular, podemos estar completamente tranquilos. El único pero que se puede poner es que toda la iconografría nazi se ha transformado en la de Hydra, el maligno tentáculo que Hitler dedica a buscar medios para ganar la Segunda Guerra Mundial. Liderada por el cruel Joseph Smichdt, alias Craneo Rojo (genial Hugo Weaving), conseguirá encontrar el paradero del cubo cósmico, ese objeto que no se sabe muy bien qué es lo que hace pero posee una fuente de poder inagotable y poderosa.
Mientras tanto veremos como el enclenque Steve Rogers intenta una y otra vez ser alistado en le ejército, sin éxito. No será hasta que la casualidad le haga conocer al doctor Erskine, un disidente germano que trabaja en un proyecto ultrasecreto para crear supersoldados.
Y a partir de ahí, la leyenda nace. Capitán América.
El personaje está tratado con respeto por los guionistas, sin haber ningún momento en el que veamos que se comporta de forma inapropiada. Chris Evans lo interpreta a la perfección, con seriedad y convicción, dejando aparte esa faceta suya cómica que no es de mi agrado.
Hay feeling con la chica, Peggy Carter, un personaje con fuerza, que es capaz de atizar un puñetazo si es necesario y que de el cariño pasará a estar enamorada de Rogers.
Hay un par de escenas a resaltar y que han sido cogidas de la versión Ultimate del personaje: El asalto al tren que termina de forma trágica (con algún que otro cambio, respetable, con respecto a los comics) y el despertar del Capitán setenta años después, en un New York diferente al que él conocía.
Se echa en falta una aparición en el pasado de Nick Furia, por ejemplo.
Por lo demás, tanto las escenas de acción como la "forma" de pelear del vengador están muy bien coreografiadas y le dan forma a este personaje que no había sido tratado nada bien en anteriores versiones.
A resaltar el papel del padre de Tony Stark, Howard, que aquí se convierte en una especie de M jamesbondesco, fabricándole a Rogers todo tipo de gadgets, incluido el famoso escudo de vibranium...
En fin, junto a la magnífica y superior X-Men: First Class, ésta es la otra gran producción de superhéroes del verano. Palomitera, divertida y respetuosa. ¡Qué más se puede pedir!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada