jueves, 31 de marzo de 2011

CREMATORIO


¡Por fin! Una serie española de ficción de la que uno puede decir cosas buenas. La verdad es que no me interesan lo más mínimo Aguila Roja, ni El Barco o Vida Loca... Qué le vamos a hacer. El mamar de la ubre de los norteamericanos y británicos me ha desarrollado un paladar demasiado exquisito.
Sin embargo, esta producción de Mod Producciones para Canal + tiene lo mejor del género: Técnicamente impecable, con un formato cinematográfico; Actores muy bien escogicos, en especial (y me quito el sombrero) el protagonista, Pepe Sancho. Y finalmente, y lo más importante, una historia cojonuda.
Rubén Bertomeu es la cara de la especulación inmobiliaria en el Mediterráneo, dueño y señor de todo lo que se construye en la zona, está rodeado de una familia y "asociados" que dan cara a este fresco tan real, que nos toca tan de cerca.
Mafiosos rusos, prostitutas, empresarios corruptos, familiares que miran hacia otro lado, nietas mimadas, una cabeza de familia que se merece ya un puesto entre la madre de Tony Soprano y Angela Channing...
La historia comienza justo en el momento en el que un juez comienza a investigar las actividades ilícitas del protagonista. Al principio no tiene nada tangible, pero hay muchos peones en el juego. Hechos ocurridos en el pasado pesan demasiado como para que se pierdan en el olvido y tarde o temprano llega la hora de pagar.
La miniserie va a constar de ocho episodios, de los que ya se han emitido cuatro y adapta la novela de Rafael Chirbes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada