domingo, 21 de marzo de 2010

¿SALVACIÓN, QUÉ SALVACIÓN?


Con esta película, El Libro de Eli, tengo un pequeño problema. En primer lugar diré que la dirección es cojonuda, mostrándonos unas escenas de acción espectaculares. Con la cámara parada, vemos a un Denzel Washington (a lo Steven Seagal en sus buenos tiempos) parado enmedio de un grupo de matones. En cuestión de segundos son masacrados con rapidez, ayudado por un afilado machete.
Los paisajes apocalípticos acompañan en el viaje a este solitario individuo, que siempre viaja hacia el Este (en cualquier momento parece que va a encontrarse con los personajes interpretados pro Viggo Mortensen e hijo...) y porta con él un libro. Un misterioso objeto que el jefazo de un pueblo, Carnegie (Gary Oldman, bordándolo de malo, again), busca con desespero.
Pues bien, mi problema con le argumento es éste. ATENCIÓN SPOILER GRANDE!!!! El libro e sla última biblia que existe sobre la faz de la Tierra y Eli el único apostol que carga con ella. Se supone que el contenido del libro salvará a la humanidad, que ha descendido varios peldaños y se paracen más a los animales que a otra cosa. Y mi problema como ateo es que no me trago la moto. No creo que la biblia pueda salvar nada, más bien al contrario ( no hay más que poner el telediario y ver los teribles hechos que se han cometido amparados por ella) y la fe, bueno, la fe no es para mí. La fe cristiana es para aquellos que miran hacia el cielo, se santiguan y creen que con eso se va a arreglar algo.
En fin, una pelicula muy distraida, genialmente interpretada por Washinfton y Oldman. Con las apariciones estelares de Tom Waits, Michael Gambon y que gustará mucho a los nenes que estudian en colegios de curas, ya que ellos son los que al final se salvarán... ¿o no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada