jueves, 4 de marzo de 2010

FROM PARIS WITH LOVE


Hay películas que cumplen una función parecida a la de los kleenex. Te suenas los mocos y eso alivia un resfriado. En el caso de las cintas, ves una película, te lo pasas bien y cuando termina ya la has olvidado, eso sí, dejandote un buen sabor de boca. Es este el caso con la última película del francés Pierre Morel. Con un argumento escrito por el prolífico Luc Besson, nos encontramos con una buddy movie que comienza mostrándonos la perfecta existencia de James Reece, ayudante del embajador norteamericano en la Ciudad de la Luz. Gana dinero, tiene una guapa novia y solapadamente trabaja para el servicio secreto. Todo esto se verá golpeado por la llegada de Charlie Wax, un agente bruto, vacilón, asesino, pero tremendamente eficaz.
A partir de este momento la película se convierte en una montaña rusa de disparos, muertes de asiáticos, musulmanes y otras etnias..., un camino que nos conducirá hacia un plan secreto en el que el ignorante Reece tiene mucho que ver.
No tan redonda como su anterior obra, Venganza, pero se deja ver y es divertida, que ya es mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada