lunes, 27 de mayo de 2013

CONFESSION OF MURDER

El detective Choi tiene una obsesión. Persigue al asesino de chicas al que lo une un vínculo muy trágico, además de una cicatriz que se niega a eliminar.
Quince años después, el joven y atractivo Lee Du-seok publica unas memorias en las que confiesa y describe a la perfección las muertes de las jóvenes. El libro se convierte en un fenómeno de masas y enfervorecidas fans persiguen a Lee allá donde va.
Por otro lado, los familiares de las muchachas asesinadas se reúnen y planean una venganza contra el cínico Lee, que se pasea por los estudios de televisión con total impunidad, ya que sus crímenes han prescrito.
¿Es el verdadero asesino? El pasado volverá y poco a poco descubriremos los fantasmas del agente Choi y qué lo une al psicópata.
En los últimos años el cine coreano nos ha regalado auténticos clásicos de la gran pantalla (I saw the devil, The yellow sea...) y aunque esta producción no llega a la genialidad de las citadas sí que se convierte en un divertimento y con sólo disfrutar de la persecución que abre la cinta, merece la pena su visionado. Lo que puede chocarle al espectador algo inexperto en este tipo de cinematografía es que mezcla los momentos más dramáticos, con set pieces de acción magistrales (más de un director norteamericano podría aprender aquí...) y escenas de humor de lo más surrealista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada