jueves, 12 de enero de 2012

SHERLOCK HOLMES. A GAME OF SHADOWS


Partamos de la premisa de que ésta es una versión "aventurera" del detective de Baker Street. Pensemos que la anterior película de Guy Ritchie, pese a sus fallos, era divertida y mostraba a un héroe más de comic que otra cosa, pero añadiendo hallazgos visuales y narrativos. ¿Qué tenemos en esta secuela? Un Sherlock pasado de rosca, histriónico hasta la naúsea, que se pasea por la película con disfraces más propios de Mortadelo que otra cosa (la idea es que no te reconozcan...) y con una trama que lo enfrenta al que va a ser su archienemigo, James Moriarty. Con un prólogo en el regresa el personaje de Irene Adler, para despacharlo sin compasión y ya no volver a verlo más. La verdadera heróina de la cinta es una adivina gitana, interpretada sosamente por Naomi Rapace, la Lisbeth Salander de Millenium, actriz a que que no le tengo demasiado apego.
Pues bien, el guión es una sucesión de escenas, algunas más logradas que otras, en el que trío formado por Holmes, Watson y Simza saltan de una ciudad a otra de una europa pre-bélica. Moriarty mueve los hilos para hacerse con el control del mercado armamentístico pero esto que aparentemente es sencillo de contar, en la película lían y lían la madeja con la única intención de elaborar escenas visualmente barrocas, pero con poca lógica en su argumento. El asesinato en París, con explosión incluída, y todo para enmascarar un asesinato cometido a distancia por un tirador de élite (retorcido, ¿no?)
Pero todo esto sería digerible de no ser por la actuación tan payasa de Robert Downey Jr., al que si el director no controla se convierte en un monstruo histriónico, amanerado, en fin, insoportable.
Tampoco el gran Jared Harris como Moriarty ofrece un villano que resulte amenazante, tal vez haya que darle una oportunidad a la V.O., ya sabemos lo que pasa en nuestro país al doblar las películas.
Para rematar: Larga, demasiado. Aburrida en ciertos pasajes y con una elección de actores algo errónea, el que mejor cumple es el divertido Stephen Fry como Mycroft. Eso sí, Guy Ritchie se lo pasa teta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada