lunes, 23 de diciembre de 2013

UN REPASO SOBRE LO QUE NOS HA DEPARADO EL 2013, CATÓDICAMENTE HABLANDO... (1)

Ojo, el que avisa no es traidor, en este texto os vais a encontrar con multitud de spoilers, así que si no habéis visto la serie, pasad de largo. En fin, empecemos por los hechos que nos han dejado peor sabor de boca...

DECEPCIONES:
Creo que habría que comenzar con la gran cagada, o sea, DEXTER. Una serie que debería haber terminado en su cuarta temporada, ya que desde la siguiente entrega ha ido renqueando, cayendo en el más espantoso de los ridículos y jugado con el espectador. ¿Y todo para qué? No pudo haber un peor fin de temporada, donde personajes principales como Debra mueren porque sí, en uno de los momentos más ridículos de la historia de la televisión (las dos escenas en el hospital sonrojan a cualquiera) y todo para ofrecer un final cobarde como el que más (me recordó al de HOUSE...) en el que se deja vivo al prota por si acaso...
Una de las que parecían grandes apuestas de la nueva temporada parecía ser ALMOST HUMAN, creada por J.H. Wyman, uno de los padres de FRINGE. La cosa da vergüenza ajena, con un diseño de producción bueno, se han sacado de la manga un procedural plagado de chistecitos, que aburre y no engancha nada...
Hablando de FRINGE, el final de una de las series más seguidas por el fandom no pudo ser más facilón y dejó un regusto amargo en una serie que nos ha deparado grandes momentos.
Y si hablamos de cancelaciones... BOSS, la gran, gran serie de Starz mordía el polvo y nos dejaba huérfanos de uno de los mejores personajes creados para la caja tonta. Nunca hubo un alcalde más bastardo y mejor representado que el que hizo suyo Kelsey Grammer.
También ha terminado ya MISFITS, una serie que fue divertida y que debido al progresivo abandono de sus protagonistas cayó en el chiste fácil. Se notaba el cansancio y la falta de ideas originales en los guiones de su creador Howard Overman. En fin, R.I.P.
Y ya sé que los whovians me van a matar, pero la última temporada (incluyendo el episodio especial de aniversario) de Dr. Who me parecen de lo peor. Nunca se echó tanto de menos a Russell Davies, que aunque le daba un tono operístico a sus guiones sabían terminarlos, no como Moffat, que siempre juega al despiste y termina arreglándolo todo con un as escondido en su "manga" de guionista.
Otra cancelación fue la de MAGIC CITY, que aunque no eras ninguna cosa del otro mundo, parecía ir ganando en peso en sus guiones. eso sí, al menos su creador, Mitch Glazer, supo cerrar casi todas las tramas en un último episodio realmente ejemplar.
También nos dejó SPARTACUS, una serie divertida. Sexo a raudales, litros de sangre y muy poca vergüenza hicieron de ella un producto a seguir por el puro divertimento que ofrecía. Ah, y la chicha...
¡Qué pena! Una maravilla como THE HOUR también mordió el polvo, y nos dejó cabreados, ya que ni siquiera la terminaron.
Y para terminar, uno de los productos que esperábamos con más emoción y que, si no se enmienda, va  a ser el gran bluff del año: Me refiero a AGENTES DE S.H.I.E.L.D. Con un tono procedural, la serie de nutre de comentarios y detalles de las películas de Marvel, pero poco más. Como Joss Whedon no se implique más, veo la cosa muy mal, de ahí su caída en los índices de audiencia.
Seguro que olvido alguna, pero por algo será...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada