lunes, 2 de diciembre de 2013

THE COUNSELLOR

Es ésta una película rara... Y por rara no me refiero a "personal" (adjetivo aplicable al universo fílmico de, por ejemplo, David Lynch). Plantea una trama bien sencilla: Un abogado (Michael Fassbender), triunfador, con una novia guapa (Penélope Cruz), decide meterse en el mundo del narcotráfico. Lo hace mediante uno de sus clientes, Reiner (Javier Bardem) un tipo con pinta de pirado y un gusto más que cuestionable por la ropa. Éste, en todo momento le advierte del riesgo que está corriendo, así como Westray (Brad Pitt) otro tipo implicado en el chanchullo y que parece salido de la serie Dallas.
La novia de Reiner, Malkina (Cameron Diaz) es una sexi femme fatale que pasa el rato mirando correr a sus mascotas, una pareja de guepardos... o intentando poner cachonda a la inocente Laura, la novia del abogado.
Mientras vamos conociendo a estos "curiosos" personajes, seremos testigos del recorrido del envío de droga, oculto en un camión que transporta materia fecal (está clara la analogía, ¿no?) y cómo éste va cambiando de mano, en un sombrío juego de traiciones y engaños.
No niego que la trama no sea atractiva, pero cuando los personajes hablan con una profundidad que ahogaría a un filósofo, la cosa se pone extraña (o, por qué no, surrealista). Largas conversaciones que no llevan a ningún lado o, cómo en la anécdota que Reiner le cuenta al abogado, nos dejan con la mandíbula desencajada (es un momento indescriptiblemente bizarro... Cameron Días "follándose" a un coche).
Sólo tres piezas
de inusual violencia salvan a la cinta de lo soporífero, porque el resto son conversaciones, palabras y más palabras...
Es una lástima que el primer guión original del escritor Cormac McCarthy sea tamaña decepción, así como un director, el sobrevalorado Ridley Scott, que al menos, no marea mucho con la cámara pero que tampoco aporta nada nuevo visualmente hablando, tan sólo imágenes que parecen sacadas la mayoría de un anuncio de perfume.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada