viernes, 27 de diciembre de 2013

12 YEARS A SLAVE

Después de las magníficas (y duras) Hunger y Shame, nos llega la nueva película del director inglés Steve McQueen, que se está postulando como una de las favoritas para las candidaturas a los Oscars. Esto es bueno y malo: Bueno por el reconocimiento a un producto redondo y malo porque hay mucha gente que relaciona estos premios con películas "hechas a medida" para ellos. Nada más lejos de la verdad. Sí que ésta es el filme más comercial de McQueen, pero en este caso no es nada peyorativo, ya que mantiene su personalidad como realizador y nos narra la historia de Solomon Northup (Chiwetel Ejiofor), un hombre de color, músico, y libre en los años en los que la esclavitud aún no había sido abolida en los USA. Llega a un suculento acuerdo con los propietarios de un circo para tocar en su orquesta y tras una cena en la que bebe de más, despierta encadenado y encerrado en un mugriento cuartucho. Comienza una pesadilla que durará doce años, en la que será trasladado al Sur, vendido a un señor santurrón pero bastante justo (Benedict Cumberbatch) con el que mantiene una buena relación, destacando sobre el resto de los esclavos por sus conocimientos. Pero claro, enseguida choca con uno de los capataces, que lo ve como un animal. Un enfrentamiento con él y las consecuencias de éste harán que tenga que ser vendido a otro amo, el terrible Edwin Epps (Michael Fassbender), un tirano, alcohólico y peligroso tipo que mantiene aterrorizados a sus esclavos, con impredecibles estallidos de violencia, lo que no hará nada fácil la vida de Solomon.
Esta es una cinta dura, que no se anda con chiquitas a la hora de mostrar la realidad del trato que se les daba a los esclavos. Pero también retrata con imparcialidad el comportamiento de algunas personas de color que se creían superiores por haberse casado con un amo blanco, marcando muy bien la forma de ser de los esclavos, y los "estamentos" que entre ellos mismos existían.
Hay que destacar al labor interpretativa del protagonista, que retrata a un hombre que se resiste con todas sus fuerzas, lucha contra la injusticia que se ha cometido hasta que las terribles circunstancias lo rompan. Por otro lado, Michael Fassbender, el actor fetiche del director, compone a un villano despreciable, un demonio sin piedad que trata a sus iguales como perros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada