domingo, 5 de febrero de 2012

SEEKING JUSTICE


Hay algo innegable, y es que Nicholas Cage trabaja mucho. Eso no se lo puede quitar nadie. Lo malo del asunto es que el tío no pone trabas a la hora de hacer cualquier cosa, por muy chunga que sea. Se acaba de estrenar en los cines una buena prueba de ello: Bajo amenaza, junto a Nicole "me quedé sin expresión" Kidman. Una peli de consumo rápido, engañosa y que uno olvida a los cinco minutos de haberla visto.
Con este nuevo film de Roger Donaldson pasa tres cuartos de lo mismo: El matrimonio formado por Will y Laura Gerard viven una existencia feliz. Él es profesor de instituto y ella toca en una orquesta. Viven en New Orleans y la tragedia los golpéa cuando es atacada y violada. Mientras espera en el hospital, un extraño se acerca a Will y le hace una proposición: ¿Qué le parecería si un grupo secreto de justicieros le ajustara las cuentas al violador? Will acepta y sin saberlo, vende su alma al diablo, ya que entra en una espiral de violencia. Este grupo, dirigido por Simon (Guy Pearce) se toma la justicia por su mano y de forma totalmente subjetiva asesina a todo aquel que se ponga en su camino. Will deberá cumplir sus órdenes o la vida de su esposa y la suya propia estarán en peligro.
Aquí Cage nos ofrece su faceta de hombre débil que se crece ante una situación extrema. Rodeado por un elenco bastante catódico (January Jones,Jennifer Carpenter y Harold Perrineau). Le llueven todos los palos mientras trata de salvar a su mujer (por cierto, la química entre ambos actores es inexistente) aunque al final, como en este tipo de películas, Cage sacará al Charles Bronson que lleva dentro y de una forma u otra saldrá indemne.
Bueno, otra más para añadir a la "curiosa" carrera de Cage, por decir algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada