martes, 6 de agosto de 2013

WORLD WAR Z

Si en la magnífica novela de Max Brooks la historia era narrada a través de los testimonios de infinidad de personajes relacionados con la pandemia, en su adaptación a la gran pantalla se ha optado por dar el protagonismo absoluto a Gerry Lane (Brad Pitt) que irá saltando de un punto a otro del planeta a la búsqueda de una posible solución a la epidemia que asola a la humanidad.
Realmente el material literario hubiera estado muchísimo mejor adaptándolo al formato televisivo, como una miniserie, ya que la película juega a la (lógica) carta de la inmediatez y claro está, las peripecias de Lane adquieren la rapidez de los propios infectados y sobre todo, le resta credibilidad al ser él (oh, casualidad) testigo de muchos y terribles momentos de la trama (la parte en Israel).
No es una mala película, todo lo contrario. Distrae y una vez que comienza la acción, ya no para hasta el final. Un par de pegas que si le pondría a la dirección de Marc Forster es que al igual que le ocurrió en la infumable Quantum of Solace, las escenas de acción son terriblemente confusas. Y por otra parte creo que nunca he visto una película de zombis tan, tan light. No se ve ni una gota de sangre, una triste viscera en todo el metraje. Es lo malo de hacer un producto para todos los públicos (público, que por cierto, se ríe en ciertas escenas que carecen de todo rasgo humorístico...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada