lunes, 26 de agosto de 2013

ELYSIUM

Lo malo de hacer una ópera prima tan buena como District 9 es que el listón se eleva hasta tal punto que todo lo que venga después difícilmente va a contentar a los espectadores. Algo de esto ha ocurrido con la nueva película de Neil Blomkamp. No, no es que sea mala, pero hay algunos detalles que no terminan de convencerme, por tópicos e increíbles.
Max (Matt Damon), el protagonista es uno de los millones de personas que malviven en un planeta Tierra agotado, que se ha convertido en un inmenso suburbio. La ilusión de todos está en el cielo, y es la base Elysium, una especie de enorme club VIP donde residen los millonarios y los políticos, una élite que puede permitirse el tener en su casa un aparato que cura al momento todo tipo de enfermedad.
El director nos enseña unos edulcorados flashbacks de Max con una monja que le dice que él es especial y que algún día hará algo por lo que será recordado, además de compartir orfanato con una niñita morena llamada Frey.
Pues bien, Max resulta que es el pupas y es sometido a una letal dosis de radiación en su trabajo. Con sólo cinco días de vida por delante, quiere viajar a Elysium para curarse. Imposible. Recurre a los mafiosillos del barrio, que le colocan un exoesqueleto que aumenta su fuerza. Entre una cosa y otra vuelve a encontrarse con Frey, que es enfermera y tiene una niña que se muere (vaya casualidad). la cosa está clara, ¿no?
Mientras tanto, la gestora de Elysium, Delacourt (Jodie Foster) tira de los hilos para que no se le arrebate el poder que ostenta y cuando unos datos muy importantes son introducidos en al cabeza de Max, ordena su captura a un agente libre llamado Kruger (Sharlto Copley), un tipo que está como una cabra y que le va a hacer la vida imposible al protagonista.
Todo lo referente al diseño de producción, escenas de acción y efectos especiales merece un 10. Lo malo, poco convincente y manido es todo el trasfondo de la historia de Max y Frey. Es como si el director hubiera sido "obligado" a meterla con calzador, cuando la simple odisea del de Max hubiera sido suficiente.
Todo lo negativo no quita que la película sea extremadamente distraída y se pase en un plis plas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada