martes, 27 de agosto de 2013

LOVELACE

En esta película se nos narra la juventud de la protagonista de Garganta profunda y el camino que la llevó a convertirse en una celebridad, con el sufrimiento que todo ello conllevó.
Linda (Amanda Seyfried) es una chiquita con los problemas propios de su edad y un secreto inconfesable (se quedó embarazada y tuvo un niño al que sus religiosos y rectos padres dieron en adopción). En una fiesta a la que acompaña a su rebelde amiga Patsy (Juno Temple) conoce a Chuck (Peter Saarsgaard) del que rápidamente se enamora. Una cosa lleva la otra y terminan casados.
Pero Chuck no es trigo limpio y además de ser adicto a varias sustancias, convence a Linda para que protagonice una película pornográfica que haría historia y la convertiría con rapidez en una figura pública.
Pero en estos años hubo otra historia paralela, un camino de sufrimiento y vejaciones que hicieron que finalmente huyera de Chuck y consiguiera liberarse de su yugo, una relación posesiva, violenta y que la llevó a ser víctima de los peores maltratos.
La película funciona bastante bien. la única pega que le veo es que tratando los temas que trata, es demasiado light (y eso que en los USA está calificada R...) y no muestra nada, quedando a la altura del biopic televisivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada