jueves, 26 de mayo de 2011

INCENDIES


Nawal Marwan ha fallecido, en la lectura de su testamento, el notario les entrega a sus hijos gemelos, Jeanne y Simon, dos sobres. En ellos su madre les encomienda una misión, encontrar a su padre y a un hermano del cual desconocían su existencia.
Simon renuncia, enfadado, pero su hermana emprende un viaje emocional a la tierra natal de su madre y allí, poco a poco, irá desentrañando un misterio que la llevará, y a nosotros los espectadores, al pasado.
Película canadiense, que representó al país en los pasados Oscars, adapta la novela de Wadji Mouawad y narra una terrible historia. Una trama en la que el pasado pesará como una losa sobre los personajes y terribles hechos ocurridos darán la solución a esa misión encomendada por esta mujer dura, seria, seca, desconocida para sus hijos y la gente que la rodeaba. Al final comprenderán el porqué y la entenderán.
Aparte de la fuerza de la historia, la película destaca por estar muy bien dirigida, de lo contrario, las dos horas y pico que dura la cinta podría haber pesado sobre los espectadores, pero el director Villeneuve posee un estilo y una narrativa que ayudan a que la trama fluya perfectamente, enremezclando presente y pasado a la perfección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada