martes, 23 de abril de 2013

PASARELA DE ESTRENOS


ZOMBIELAND
¿Sabéis cuándo alguien trata de ser gracioso sin conseguirlo? Pues algo de esto le  ocurre a esta serie basada en la película que tan buen recuerdo nos dejó. La premisa es la misma, el grupo de cuatro supervivientes (Columbus, Wichita, Little Rock y Tallahassee) viajan por unos Estados Unidos asolados por una plaga zombi. Lo que en a película funcionaba a la perfección y nos arrancaba más de una sonrisa, principalmente por la labor de los protagonistas (Woody Harrelson, Emma Stone, Jesse Eisenberg y la aparición especial del genial Bill Murray) aquí tiene su principal defecto: El casting es infumable y creo que la niñita Little Rock es la única que se podría salvar de la quema, pero el resto de actores carece del carisma y la gracia necesaria (el que interpreta a Tallahassee, Kirk Ward, me resulta insoportable).
Lo único bueno, si lo hay, es que los episodios son cortitos...

HEMLOCK GROVE
Si con un episodio piloto los creadores de una serie se juegan el todo por el todo, los responsables de ésta han metido la pata hasta el fondo: Previsible batiburrillo de situaciones (gitanos, maldiciones, cámara subjetiva, gente raruna...) que no resulta novedosa y lo peor de todo, aburrida. Con unos protagonistas, jovenzuelos, bastante sosos y apoyados (es un decir) por los curtidos Fanke Janssen, Lily Taylor, Dougray Scott.
¿Cuántas veces se nos ha presentado un pueblo extraño, maldito, con unos habitantes que ocultan oscuros secretos? El hecho de que esté producida y el piloto dirigido por Eli Roth parecía que iba a ofrecer un producto, al menos, explícito, bestia. Pero ni por esas...

DA VINCI´S DEMONS
Si os gustan las series históricas que se pasan los hechos reales por el forro, tienen sexo, bastante violencia y unos protagonistas donde prima la belleza antes que el valor actoral, ésta es vuestra serie.
Starz se lanza al ruedo, una vez concluida la saga Spartacus, con una vuelta de tuerca a la juventud de Leonardo Da Vinci. El creador de la serie, David S. Goyer nos introduce en una trama de conspiraciones, secretos, inventos revolucionarios y un Da Vinci espadachín, lenguaraz y conquistador de féminas (lo que le va a causar más de un problema...) en una Florencia en la que la vida está en las atestadas calles y en los palacios se decide el destino del país.
No es que sea una maravilla, pero al menos es distraída. Qué más se le puede pedir... Ah, además, no os perdáis el cameo de cierto "Lord" en el prólogo del episodio piloto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada