lunes, 25 de octubre de 2010

UN PUÑADO DE INDIES




ANIMAL KINGDOM
Siempre es grato ver una buena película que no sea norteamericana, y ésta producción australiana lo es. El joven J (Josh) está sentado junto a su madre cuando ésta muere de una sobredosis. De repente se encuentra solo en la vida, y llama al único familiar que le queda, su abuela Jacki, que lo acoge con los brazos abiertos. Pero digamos que esta rama de su familia es algo "peculiar", sus tres primos están buscados por la policía, sobre todo el mayor, Pope.
Las fuerzas policiales utilizan métodos que se saltan la legalidad, y sin pensarlo dos veces, abaten de un tiro a uno de sus primos. Será ahí cuando se inicie una espiral de violencia que salpicará al joven J y a su novia. Tan sólo la ayuda de un detective (magnífico, as usual, Guy Pearce) parece que pueda sacarlo de ese ambiente.
Pero, al final, la familia es siempre la familia.

HOLLY ROLLERS
Esta producción norteamericana fue uno de los títulos más destacados en el último Festival de Sundance. En ella se narra la historia real de Sammy Gold, un joven judio ortodoxo que se ve metido dentro de una organización de tráfico de extásis. Sam (Jesse Eisenberg) conocerá un mundo nuevo, alejado de los rezos, la familia y las costumbres hebreas. Viajará a Amsterdam y verá como su vida cambia y él se convierte en otra persona.
Utilizando como "mulas" a otros jóvenes judíos, lograrán pasar por la Aduana más de un millón de pastillas de extásis. Pero los lujos y el dinero a mansalva no durará para siempre, y aunque Sam es un tipo inteligente, estará demasiado inmerso en el mecanismo que él mismo ha hecho funcionar durante demasiado tiempo.

I´M STILL HERE
Documental sobre el cambio que sufrió la existencia del actor Joaquim Phoenix desde el momento que decidió dejar la actuación. Decide dedicarse a escribir canciones y cantar hip hop. Vamos a seguirlo en un descenso al infierno de la degradación personal y artística. Parece interesante, ¿no? El problema es que lo dejó a los metios de comunicación sin palabras era tan solo un show, un fake que ha durado meses y que en colaboración con su cuñado Casey Affleck, han logrado tomarle el pelo a todo el mundo.
Veremos a Phoenix llorar, reir, drogarse, pelearse, vomitar, "cantar", engordar... Y mucho más. El problema es que desde el momento que sabes que todo es una actuación (gran) el retrato pierde fuerza y llega un momento en el que te cansas de ver al tipo hacer el loco.
A destacar un momento de "realismo" total. La pelea con su amigo Anton y la posterior reacción y venganza de éste. Inenarrable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada