martes, 19 de octubre de 2010

RUBICON


Acaba de terminar la primera temporada de esta serie emitida en el canal AMC, un lugar donde nos tienen acostumbrados a saborear delicatessen catódicos (Breaking Bad, Mad Men), y éste no podía ser menos.
He de confesar que al principio, su ritmo pausado estuvo a punto de hacerme desistir, hay tantas series y tan poco tiempo que no está la cosa para experimentos. Pero, poco a poco, le pillé el punto a esta historia: Will Travers es un analista de la IPC, una organización gubernamental que recoge todo tipo de informaciones y las estudia, buscando cualquier rasgo delictivo o terrorista. Travers es un tipo serio y triste, ya que perdió a su esposa e hija en el atentado del 11-S. Su mentor en el trabajo, Davis Hamas, muere en un accidente ferroviario y a partir de este momento la existencia de Will cambia radicalmente. Pequeñas pistas, hechos aparentemente inconexos lo van sumergiendo en una trama densa y oscura.
A la vez, conoceremos al equipo que lidera. Todos son unos losers, gente que carece de vida y sólo funcionan cuando están trabajando, inmersos en pilas de informes.
Al mismo tiempo, la mujer de un millonario,Katherine Rhumor, sufre atónita la desgracia que supone el suicidio de su marido sin una razón aparente.
Diferentes líneas, que en trece episodios se cruzarán y nos harán ver qué es lo que está ocurriendo... Merece la pena esperar hasta el final.
James Badge Dale (The Pacific) da vida a Travers y Miranda Richardson a la viuda Rhumor, secundados por un efectivo plantel de intérpretes, la mayoría caras conocidas de la pequeña pantalla.
Otra maravilla de la AMC. Y el día 31 llegan Los Muertos Vivientes!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada