miércoles, 28 de julio de 2010

ELEMENTAL, QUERIDO MOFFAT


Los fans del detective del 221 de Baker St. estábamos impacientes ante el primer telefilm que se emitió el pasado domingo en la BBC inglesa. Pero, ¿que hay de original ante esta nueva aproximación al personaje de Conan Doyle? Pues la primera y más importante es que se desarrolla en la actualidad, donde el incisivo Holmes maneja móviles e internet y los convierte en nuevas herramientas que lo ayudan en la resolución de sus casos (atención a la original forma en la que se nos presentan los sms y demás...). El personaje es tan genial, inteligente, huraño e insoportable (atención al comentario que le hace a la ayudante de Lestrade, genial...) a partes iguales como el original de las novelas.
Su eterno amigo, acompañante, ayudante, el Doctor Watson es un veterano de guerra que vive con el peso de los fantasmas de la contienda, pero que en vez de querer huir de ella, añora la acción y la adrenalina que en la vida corriente sólo encontrará junto a Holmes.
Y que decir de los secundarios, Lestrade, más quemado que nunca acude al detective ante el misterio de una serie de suicidios...
Steven Moffat, creador de la miniserie Jekyl y responsable de la última temporada de Dr. Who, escribe el primer episodio, "Un estudio en rosa" y es productor ejecutivo de los tres telefimes. Aún quedan dos por ver, y si el nivel sigue a la altura de esta primera película para televisión puedo augurar ya que Sherlock se va a convertir en uno de esos clásicos instantáneos que nos salvan la vida, visto el desierto falto de ingenio en el que se están convirtiendo las salas de cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada