lunes, 7 de octubre de 2013

ORANGE IS THE NEW BLACK

Jenji Kohan, la creadora de esta serie, ya dejó su sello en otra que mezclaba el mundo ilegal del cultivo y venta de marihuana con el humor más negro. Me refiero, claro está, a Weeds.
Sin alejarse demasiado del mundo criminal, conoceremos a Piper Chapman (Taylor Schilling), una rubia de clase media acomodada, algo pija, que vive felizmente con su prometido Larry (Jason Biggs). Tiene un negocio de perfumería con una amiga de toda la vida. En fin, es todo lo feliz que se puede llegar a ser... Pero esto se acaba cuando es condenada a pasar quince meses en prisión por haber transportado droga hace años para su ex novia, la traficante Alex Vause.
La existencia de Piper se rompe en mil pedazos y conocerá de primera mano lo complicada que es la vida en la cárcel, donde no todas las reglas vienen impuestas por los vigilantes. Las propias reclusas tienen costumbres y un estamento del que más vale no salirse, si no quieres ser apartada y convertida en una apestada.
Sólo el talento de Piper y la buena voluntad de alguna compañera harán que su estancia en prisión comience a ser algo más llevadera, pero tendrá que sufrir para llegar a ello. Y la guinda del pastel se le presenta en la forma de Alex, su antigua amante lesbiana, también condenada.
Genial serie, donde el humor más negro se mezcla con los sentimientos y diferentes historias de las reclusas, a las que iremos conociendo poco a poco, junto a los variopintos guardias del lugar, que también tendrán mucho protagonismo en el día a día de las mujeres encarceladas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada