miércoles, 30 de octubre de 2013

DRACULA

Me resulta especialmente ofensivo cuando en una pelicula , o cómo en este caso, serie, se ofrece una imagen "nueva" (un reboot), distorsionada de un personaje literario tan vapuleado como el conde transilvano. En esta nueva serie sólo se mantienen los nombres, porque el resto ha sido cambiado: Dracula se hace pasar por un joven norteamericano, que pretende vender una nueva tecnologia lumínica a unos empresarios que lo ingnoran y amenazan; Renfield es el fiel mayordomo de color y estoico (!) del conde; Mina estudia medicia; Jonathan Harker es periodista y finalmente (ojo, spoiler!) Van Helsing lucha mano a mano con el Conde, son aliados contra una malvada "organización"; la Orden del Dragón.... Y así nos encontramos con una serie que parece hecha por Baz Luhrman, con esa estética entre videoclipera y de anuncio de Chanel a la que nos tiene acostumbrado .Este no es Dracula. Volvemos a encontrarnos con un villano tragico que cuando ve a Mina Murray recuerda a su mujer asesinada... (Lo mismo que ya hizo Coppola en su version de infausto recuerdo) y aunque metan alguna escena de lucha ralentizada, a estas alturas de la película, no aporta visualmente nada que no hayamos visto ya un millón de veces... Mas bien deja un amargo sabor de boca y es que, si para adaptar personajes clásicos la fórmula es desvirtuarlos, más vale que no los toquen...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada