lunes, 19 de noviembre de 2012

PARANORMAN

Si con Coraline (2009), Laika Pictures consiguió unas altas cotas de calidad en el terreno del stop motion, con esta nueva producción llegan prácticamente a un techo de calidad difícil de superar. Y no hablo sólo de la técnica, depurada, y que nos introduce en un mundo increible, sino que funciona perfectamente como película. Hay una historia lo suficientemente cautivadora para que no la tengan que salpicar con innecesarios números musicales, que la mayoría de las veces sólo lastran el producto. Norman es un chaval solitario, el típico freak sin amigos, agobiado en el instituto por el matón de turno, Alvin, y que pasa sus días disfrutando de las películas de zombis que tanto le gustan y que disfruta junto a su abuela en el saloncito de su casa. El detalle es que su abuela, está muerta... Y es que el chico puede ver a los fallecidos, de hecho, prácticamente son los únicos con los que tiene relación. Su existencia cambiará el día que su tío, el vagabundo Prenderghast le haga una visita para advertirle que se acercan tiempos oscuros. La bruja que, años atrás, fue ajusticiada en el pueblo lanzó una maldición que se hará efectiva si el chico no lo impide. Pero no tiene idea de cómo hacerlo. Los muertos van a volver a la vida y Norman y sus improvisados "ayudantes" se tendrán que enfrentar a ellos y desvelar la verdad detrás de los hechos. Y es que en esta película, nada es lo que parece. Historia divertida, que no da concesiones al infantilismo, con momentos hilarantes y que es una auténtica gozada visual. Pocas veces se ha llegado a tal cota de virtuosismo en el mundo animado. Una última cosa: Si queréis terminar de alucinar buscad información sobre la campaña publicitaria que se ha hecho en los USA de esta película. Veréis lo que los invitados a la premiere recibían en casa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada