domingo, 27 de diciembre de 2009

BALLAST
Anoche vi esta película, que formó parte del Festival de Sundance del pasado año y vaya, hay historias como ésta que son narradas con poquísimos diálogos, de una manera muy sutil.
Un hombre ha muerto, es descubierto por su vecino. Inmediatamente, su silencioso hermano intenta suicidarse. Un chaval trapichea con drogas, pasa de ir al colegio y le da muy mala vida a su pobre madre, que se pasa el día trabajando en un hotel.
Este es el punto de partida, no sabemos nada más sobre estos personajes. Poco a poco iremos conociendo el por qué de sus actos, de sus diferentes maneras de afrontar sus desgraciadas existencias. Un soberbio drama sin estridencias, seco. Pero como si de la vida real se tratara siempre hay una oportunidad a la vuelta de la esquina, o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada